Pasar al contenido principal

MANDALA KALACAKRA - La rueda del tiempo


Uno de los más conocidos Mandalas tibetanos es el Mandala Kālacakra o Mandala Kalachakra es un término en sánscrito utilizado en el budismo tántrico gira en torno al concepto de tiempo (kāla) y ciclos (chakra): desde los ciclos de los planetas hasta los ciclos de la respiración. Su significado se traduce como Rueda del Tiempo, Rueda de la Vida o Ciclo del Tiempo.

Es un Mandala que los lamas confeccionan con arena de colores. Una de sus características es la no permanencia del mismo, se construye (normalmente asistido por el Dalai-Lama quién coloca los primeros granos de arena en el centro), luego los monjes lo siguen construyendo mientras meditan sobre su significado.

La entidad Kalachakara representa a Buda y, por ende, a la omnisciencia. Kalachakra es tiempo y, como todo está bajo la influencia del tiempo, Kalachakra lo conoce todo. Por otro lado, su consorte Kalachakri o Kalichakra está consciente de todo aquello que es infinito, no constringido o fuera del reino del tiempo. Están unidos en la postura Yab-yum, la temporalidad y la atemporalidad en conjunción. De manera similar, la rueda no posee ni principio ni fin.

En el Mandala de Kalachakra encontramos representado el palacio de cinco niveles donde reside la divinidad Kalachakra y su consorte Kalichakra, que simbolizan la Compasión y la Sabiduría. Se representan también las otras 722 divinidades menores. Esta es una representación simbólica de aspectos de la divinidad Kalachakra y el universo en el que vive. Según la antigua tradición budista, este Mandala contiene tres únicos y simultáneos círculos en que se nos muestra una completa visión cosmológica del universo, una descripción detallada de la naturaleza humana y finalmente un camino para lograr, mediante la reflexión, la sabiduría y la compasión, el estado de iluminación o nirvana.

Comprender e interpretar todos los símbolos incluidos en el mandala sería como leer los textos de Kalachakra, que contienen extensas enseñanzas de la cosmología a la psicología. El Mandala Kalachakra se interpreta en tres niveles, conocidos como el externo, interno y secreto o alternativo.

Externo: alude al mundo físico, a los elementos, el universo, las leyes del tiempo y el espacio, relacionando la astronomía, la astrología y la matemática.

Interno: corresponde a los elementos, la estructura, las propiedades físicas y psíquicas asociadas a la energía del cuerpo humano.

Secreto o Alternativo: es el resultado de la práctica del yoga que permite llegar a un estado de iluminación y purifica los chakras interno y externo. La doctrina, la trayectoria y fruto de una deidad de meditación particular, y el mandala, su palacio.

Kalachakra, es la deidad, que reside en el centro del Mandala y su palacio está construido por nuestros propios Mandalas personales: cuerpo, habla, mente e iluminación. El cuadrado interno del Mandala está a su vez dividido en cuatro triángulos, originados al trazar las diagonales. Estos cuadrantes presentan los muros, puertas y centros. Sus colores y asociaciones características son:

Azul o negro: oeste (abajo): aire
Rojo: sur (izquierda): fuego
Amarillo o naranja: este (arriba): tierra
Blanco: norte (derecha): agua

El palacio cuadrado con sus 722 divinidades se asocia a la tierra. Los otros círculos representan el agua, el fuego y el aire y se extienden fuera de los muros del palacio.
Los círculos exteriores representan el cosmos, que son la fuente de la astrología tibetana. Las diez divinidades que residen en estos círculos exteriores, los círculos concéntricos del Mandala sirven de protectores.

El Mandala de Kalachakra se dedica a la paz y el equilibrio físico de la persona y el mundo circundante, entre las no permanentes formas humanas, animales y flores, iconos abstractos, y las sílabas en sánscrito que conforman el mandala.

www.karmayoga.es